El bloqueo facetario y de las ramas mediales, se emplea en los pacientes con dolor lumbar secundario a cambios degenerativos de las articulaciones facetarias.

Estos bloqueos pueden ser diagnósticos (mediante inyección de anestésico local y esteroides) o terapéuticos (gracias al empleo de radiofrecuencia pulsada).

Tras un bloqueo diagnóstico pueden presentarse tres situaciones: 1. El dolor no mejora, lo que indica que el origen del dolor no se debe a la artrosis de la articulación facetaria. 2. El dolor mejora, pero recidiva sin mejoría posterior. Implica que el dolor proviene de la degeneración de la articulación facetaria, y por tanto los esteroides son insuficientes para mejorar el dolor. Estaría indicado realizar radiofrecuencia de la articulación.

Consiste en la aplicación de calor para destruir los nervios que transportan la señal dolorosa de la articulación facetaria al cerebro. La radiofrecuencia pulsada es un procedimiento seguro y eficaz. 3. El dolor desaparece tras el bloqueo diagnóstico. Implica que la causa del dolor era inflamatoria y el bloqueo se convierte en terapéutico.

Podemos ayudarte a aliviar tu dolor

Comparte tu sensación de dolor respondiendo unas cuantas preguntas